En su primera etapa fue directora teatral. En 2004 entró en el mundo cinematográfico participando además en más de 30 producciones como asistente de dirección, entre otros roles. En 2011 presentó una producción propia, ganando diversos premios con “La Ducha”.

“Hacer cine es complejo, mantener una idea por años y llevarla adelante. Creo que el cine es una herramienta para realizar cambios sociales y entrar a los espacios donde no puedo”, explica sobre la frase que alguna vez mencionó ‘hago cine porque me dan miedo las armas’.

Oriunda de Curicó comenta que su actual rol no fue un sueño de toda la vida. “Para mi el cine era un VHS en la casa, entonces me dediqué al teatro en búsqueda de mi veta como directora, hasta que conocí a Alicia Scherson quien me invitó a ser parte de su película como practicante, luego de eso nunca más volví a Curicó”, cuenta cómo comenzó su camino como tercer asistente de dirección, siendo su formación más experiencial que académico.

“Ha sido un programa, conocimos su experiencia rodando en Europa, y cómo fue su gran debut en su ópera prima “Rara” que hasta hoy sigue recibiendo premios y elogios en todos los festivales que se presenta. Ganadora de numerosos premios en festivales de cine internacionales como el de San Sebastián, donde fue homenajeada con los premios Horizonte Latino y Sebastiane Latino; el Festival de cine Gay y Lésbico de Lisboa, mejor directora en Festival de Cine de Berlín, y otras decenas de premios en Chile”. Señaló Julio Gaete conductor del espacio.

A medida que fue avanzando se le ocurre la idea de hacer “La Ducha”. “Estaba cansada de ver películas sobre homosexuales, oscuras y deprimentes. Quería que un heterosexual se sintiera identificado con un homosexual, de alguna forma las emociones no tienen un género”, detalla sobre la base de su primer cortometraje que habla de la separación de una pareja.

Ganadora del premio DAAD, obtiene una residencia de creación en Berlín, donde dirige su segundo cortometraje “Gleisdreieck”, elegido mejor cortometraje internacional en el Festival de Cine de Valdivia (2012). En ese momento, comienza a gestarse la idea de “Rara”, su primer largometraje basado en el caso de la jueza Karen Atala y la lucha por la tuición de sus hijas tras declararse lesbiana.

“Fue la primera vez que vi la palabra maternidad relacionada con lesbianismo y quise aportar desde el cine. Los primeros guiones eran del punto de vista de la madre, lo que era una lata (…) no era donde quería llegar, en esa búsqueda me pregunté por los hijos y cómo es crecer con padres tan distintos”, enfatiza sobre la base de este filme.

Por el momento sus producciones se basan en personajes lesbianas por lo que no está en sus planes presentar relatos de homosexuales, aunque no lo descarta. “Creo que aún estamos presas del relato único, el feminismo nos ha hecho replantearnos cómo nos miramos, por ahora es ahí donde me gusta mirar”, menciona siendo su próxima película “Felicidad” sobre dos mujeres que se hacen amigas.

Para las nuevas generaciones, Pepa San Martín aconseja que lo más importante es tener que contar algo, “lo que más me mueve son las películas que tienen una significancia o que me ponga incómoda (…) hacerla lo mejor posible, con responsabilidad y honestidad. A veces la historia que mejor podemos contar es la que está cerca nuestro, el cine tiene la capacidad de volver a mirar lo que hemos visto mil veces”, destaca.

Más detalles de su visión del cine y proyecciones en el conversatorio Lunes Cinematográficos de Corcudec, lunes 7 de junio a las 18:00, por las redes sociales de Corcudec.

La Película

La película es un retrato emocionante de una familia en el momento de su separación desde la conmovedora mirada de una adolescente. Pepa San Martín escoge el caso real de la jueza chilena Karen Atala – de una batalla legal por la custodia de los hijos, como el punto de partida para Rara.

Proyección del largometraje “Rara”, a las 19:00 en corcudec.cl

Leave a Reply

Your email address will not be published.