Féminas Sinfónicas, celebrando los tres años al aire y a horas de comenzar el Rigoletto Opera Festival, Marcela Ibáñez y Carmen María Burmeister, dieron la bienvenida a Cristina Di Giorgio, directora del Instituto Italiano de Cultura de Santiago, encargada de la difusión de la lengua y cultura, de su país, en Chile. Luego, conversaron con el director del Coro UdeC, Eduardo Díaz, y el rol de estas voces en la producción a presentarse en el Estadio Ester Roa Rebolledo.

“Me han dicho que la música está en Concepción y hay que seguir trabajando”, expresó Di Giorgio, bajo el marco de la colaboración del Instituto en el primer Chile Opera Festival. La agregada cultural llegó a Santiago hace dos meses, desde España, donde dejó un rol como profesora de italiano para españoles para embarcarse en esta aventura en Latinoamérica. “Mi puerta a Chile fue la literatura gracias a grandes escritores (…) además de la música de Inti-Illimani”, agrega.
Además cuenta los institutos nacieron en lugares donde hubiera una comunidad italiana, pero luego la visión se transformó en difundir la cultura italiana en el mundo, en todo ámbito, el arte, la música, la lengua, entre otros.
Sobre su carrera recuerda que en África fue difícil difundir la ópera, no como en Alemania donde se potencia, en cuanto a Italia misma, “los niños reciben pocas horas de música, es una lástima”, afirma la agregada. “No obstante, es parte de su ADN”, afirma.
En cuanto a la presentación de Rigoletto al aire libre, “en Italia se hacía y es como estar en casa”, recuerda comentando sobre la importancia del convenio de colaboración y el acoger la solicitud de Génova. “Nuestro trabajo es crear puentes de cultura entre Italia y el mundo”, finaliza.
Coro como un protagónico más
En la segunda parte de Féminas Sinfónicas, las músico conversaron con el director del Coro UdeC, Eduardo Díaz y el rol de los varones que interpretan a los cortesanos de la Corte de Mantua.
Oriundo de Matanzas, Cuba, donde estudió piano y dirección coral, cuenta que si bien no recibió influencia musical desde su familia, sí tuvo un abuelo que fue un destacado trovador de la zona. En esa época se dedicó a crear y liderar diversas agrupaciones, además de docente, para luego entrar a la educación superior en La Habana.
Llega a Concepción para asumir el rol de director del Coro, en mitad de la pandemia y se encuentra encargado de guiar al coro en Rigoletto. “Creo que cada vez que alguna institución aborda Rigoletto es un éxito asegurado (…) además la ópera es una producción que cambia la vida de los que asisten, mejor usando espacios no convencionales que puedan democratizar un género que se considera elitista, es una tremenda oportunidad de disfrutar de este maravillosa obra”, afirma.
Este coro es diferente pues es solo masculino, con 26 integrantes en diferentes voces, “las chicas apoyan a sus compañeros de igual forma”, explica. “Verdi destaca por la profundidad con que aborda la composición musical, es fundamental el conflicto y humanizar al personaje, donde el que escucha se sienta identificado, entonces el rol de los cortesanos interactúan con los personajes con intervenciones fundamentales, como un protagónico más”, afirma.
Conoce más detalles de esta conversación en el nuevo capítulo de Féminas Sinfónicas, este sábado 11 de diciembre a las 15:00 horas por Radio UdeC y plataformas digitales de Corcudec.

Leave a Reply

Your email address will not be published.