Con más de dos años como programa radial, Féminas Sinfónicas han celebrado los cien capítulos al aire con un importante éxito, gracias a la cordialidad y simpatía de las panelistas, así como la gran calidad de invitados.

La idea de este programa fue dar un espacio para que las integrantes de la Orquesta Sinfónica UdeC, entregen su visión sobre las artes y la música. “Desde el principio supimos que tendría una buena recepción por parte de la audiencia pues es un lugar de conversación entretenido, cordial y que abre la puerta a entrevistados de gran calibre, relevando el rol de la mujer en un trasfondo de la vida artística cultural, desde el punto de vista femenino”, detalla Mario Cabrera, gerente Corcudec.

Desde el comienzo su conductora ha sido Marcela Ibáñez, quien ha estado acompañada de las panelistas Ximena Águila, Carmen María Burmeister, Dina Mery, Gabriela Godoy y Verónica Torres. Compartiendo con invitadas de renombre como Verónica Villarroel, Andrea Tessa y Vivir Quintana, entre otras artistas. Incluso transmitieron un programa especial desde México con la gira internacional de la Orquesta Sinfónica UdeC.

“Ni siquiera nosotras lo podemos creer”, menciona Marcela Ibáñez sobre estos cien capítulos, mientras analiza el tiempo transcurrido desde diciembre de 2018. “Estamos agradecidas y bastante sorprendidas. No pensamos nunca que este programa gustaría a tantas personas y que tuviéramos seguidores fieles que se interesan por los temas que tocamos”, agrega la fagotista de la Sinfónica quien destaca la importancia de siempre estar preparadas para entregar una conversación de nivel y que genere un real aporte a la cultura.

Por su parte, Carmen María Burmeister, viola de la Sinfónica explica que esta es una tarea distinta y que le permite desarrollar capacidades nuevas, conocer al entrevistarlo y hacerlo sentir cómodo para que comparta historias y relatos interesantes. “Cada vez que hacemos el programa, tengo la sensación que es más ameno, se ha facilitado a través de la habitualidad”, indica. “El crecimiento y acercarnos a temas como la sororidad y la valoración de las mujeres en las artes, nos ha llevado a unirnos”, agrega.

Dina Mery, violinista de la Sinfónica UdeC es una de las panelistas del programa. Para ella este tiempo ha sido de aprendizaje, desde enfrentar un micrófono en la radio a aprender a usar zoom. “En los primeros capítulos fuimos nosotras a contar nuestra historia, me acuerdo que nos pedían elegir la música”, recuerda.

Asimismo, Gabriela Godoy explica que el programa le ha permitido conocer una amplia variedad de profesionales mujeres, en las distintas gamas, ya sea en la música, folclore, escritura, escultura, lo que ha sido enriquecedor para ella.

“Me acuerdo que en los primeros capítulos estuve junto a Carlos Traverso, un programa en que no podía concebir que yo estuviera hablando, estaba con taquicardia que se asemejaba a los solos más difíciles que he tocado”, recuerda la flautista.

Finalmente, Ximena Águila expresa que ha sido un crecimiento personal enorme, donde ha conocido mucha gente y conversado de variados temas. “Hemos tenido invitadas e invitados de distintas áreas, no solo de la música, lo nuestro es una conversación que va fluyendo dependiendo del invitado que esté. Me comparo con los primeros programas y veo como hemos ido manejando la ansiedad y no atropellarnos, para que fluya de manera más ordenada”, enfatiza.

El trabajo continúa en pandemia

Tras el comienzo de la cuarentena, las panelistas debieron adaptarse a un nuevo estilo de grabaciones, desde sus hogares usando Zoom. Si bien esto presentó un desafío, abrió un nuevo mundo de entrevistados eliminando las fronteras.

Para Gabriela Godoy ha sido complicado pues es difícil desconectarse del trabajo del hogar y combinar con la labor como músico y personalidad radial.

“Lo fantástico, durante esta pandemia, es que hemos podido tener invitadas de México, Roma, Nueva York y varias partes del mundo. Cada una de las entrevistas son memorables”, detalla Carmen María. “Lo hemos vivido muy disciplinadamente, con un trabajo semana a semana igual como si fuera presencial”, agrega.

“Antes era solo gente de Concepción, ahora se nos abrió un mundo enorme con invitados de todo el mundo”, dice Verónica Torres. “Jamás pensamos que íbamos a llegar a tanta gente y es increíble la cantidad de personas que nos escuchan, pero el éxito es del programa, nosotras somos las mismas de siempre”.

“Fue la patudez misma, porque estamos acostumbradas a que nos entrevisten, pero no a hacerlo nosotras, al principio todo acartonado y ahora ni tomamos en cuenta las pautas”, destaca la pianista.

Actualmente las Féminas siguen trabajando desde sus hogares para continuar con el éxito que han logrado, conversando con grandes entrevistados y entregando un programa semanal de alta calidad, a través de radio Universidad de Concepción y de plataformas digitales de Corcudec, “hemos ido creciendo, yo veo los programas para ir mejorando, hablar más lento y eliminar modismos. Pasamos de muchos temores y nervios, como antes de entrar al escenario”, finaliza Ximena Águila.

Leave a Reply

Your email address will not be published.