El pasado 24 de marzo, el Teatro UdeC se repletó de un público que acudió a escuchar un programa elegido por los propios oyentes en la temporada anterior. Günter Neuhold, director austriaco de impresionantes credenciales, imprimió a la Obertura Coriolano y la Sinfonía Pastoral de Beethoven la vitalidad y transparencia que son propias de los cultores de la “interpretación históricamente informada”, la cual definitivamente ha dejado de ser una exclusividad de los conjuntos de instrumentos de antiguos.

Este enfoque alivió enormemente la pesadez ominosa que la tradición ha asociado a “Coriolano”, revelando así el nerviosismo que brota espontáneamente de esta revolucionaria partitura. La sinfonía se benefició muchísimo de este enfoque, sobre todo en la cristalina sonoridad de las cuerdas en la “Escena junto al arroyo”. Por su parte, los vientos se lucieron en sus solos del “scherzo” (“Alegre reunión de campesinos”), mientras que la tormenta tuvo la contundencia esperada.

Entre las dos obras de Beethoven, Sergei Sichkov realizó una muy correcta interpretación del Concierto para piano n° 1 de su coterráneo Tchaikovsky, con un acompañamiento guiado con escrupulosa atención por el maestro Neuhold. El pianista ruso residente en Colombia se mostró muy expresivo en los pasajes más reposados y muy seguro en las abundantes octavas de los pasajes más arduos. Algo contenido en el “allegro” inicial, desató toca su potencia sonora en los compases finales, logrando un cierre de gran brillantez a su actuación, uno de los momentos más altos de este vigorizante inicio de temporada.