Con más de cien capítulos al aire, Féminas Sinfónicas contará con una especial invitada y colega, la destacada pianista Verónica Torres, también conocida como “la tía Vero”. A los cinco años de edad comenzó su camino por la música de la cual ahora se declara una enamorada.

La conversación entre Marcela Ibáñez, Dina Mery, Gabriela Godoy y la entrevistada Verónica Torres saldrá al aire el sábado 25 a las 15 horas por Radio UdeC y las plataformas digitales de Corcudec.

Madre de seis hijos, abuela de 10 nietos y bisabuela, fue miembro del Teatro Municipal de Santiago donde realizó diversas giras nacionales e internacionales. Desde el año 2008 es pianista solista de la Orquesta Sinfónica UdeC y del Coro UdeC.

Desde Chillán se mudó, a los 14 años, a Santiago donde estudió en la Escuela Moderna de Música con Elena Waiss quien la ayudó a definirse como pianista de música de cámara además de acompañar a instrumentistas y cantantes. Luego en Concepción impartió clases en el Conservatorio Laurencia Contreras, en 2017 recibió el Premio Ceres como un reconocimiento a su carrera y “todo el amor que ha puesto en la música”.

“Me pusieron a estudiar y me gustó, siendo tan chica, hacía la cimarra y me arrancaba al conservatorio, en vez de irme con los amigos a la plaza o al centro”, recuerda sobre sus comienzos entre risas. Luego a los 14 años se fue a Santiago a estudiar, donde vivió con sus cinco hermanos. “Lloraba y no me atrevía a tomar micro, todos los fines de semana me iba a Chillán, era papona”, agrega sobre su llegada al Instituto Artístico de Estudios Secundarios de la Universidad de Chile.

Con una importante carrera, Verónica cuenta que entre las personas que han influenciado en su vida se encuentra Elena Waiss, “me guio por este lado absolutamente desconocido para mí”, recuerda. “Nos mandaba a todos los concursos y teníamos que estar los domingos estudiando, yo sufría porque me costaba memorizar”, menciona la pianista quien fue compañera de Evelyn Matthei.

Otra de las facetas de Verónica es la correpetición. “Los pianistas le hacen el quite a esto porque es complicado, no es música escrita para piano, son reducciones de orquesta en la partitura del piano (…) estás reemplazando a la orquesta”, menciona sobre su rol apoyando a cantantes de la zona y en la ópera.

Además de las giras que realizó con el coro y solistas del Teatro Nacional, recorrió diferentes países de Europa y Latinoamérica, incluso recorriendo el mundo en cruceros, “la primera vez llamaron al Teatro Municipal, un pianista y dos cantantes, fui con Javier Arrey, por Uruguay y una vez estuvimos en la Antártida (…) ese viaje lo hice dos veces”, cuenta.

Luego siguió como independiente y recorrió Europa desde Alemania. “Me llamaron porque iban cantantes latinos, entre ellos Óscar Quezada, quien vivió en mi casa como un hijo más”, recuerda.

Todos los detalles de la historia de esta gran pianista, docente y correpetidora en el nuevo capítulo de Féminas Sinfónicas, por Radio UdeC y las plataformas de Corcudec.

Leave a Reply

Your email address will not be published.