Con la participación de ocho instrumentos de vientos en el escenario digital de Corcudec, la Orquesta Sinfónica presenta su Programa de Cámara. En esta oportunidad, toma la palestra el destacado compositor Mozart, con “Serenata en Do Menor K. 388”, escrita en 1787. Esta presentación será liberada a través de las redes sociales de Corcudec, el viernes 17, a las 19:00 horas.

“La audiencia ha demostrado una excelente recepción a los conciertos, sinfónicos y de cámara, de la Orquesta Universidad de Concepción, lo que motiva a los músicos a interpretar nuevas piezas y compartirlas con el público”, enfatizó Mario Cabrera, gerente de Corcudec. “En estos tiempos de encierro, escuchar melodías alegres y festivas permiten bajar, en cierta forma, el grado de estrés, por lo que consideramos que esta Serenata será de gran utilidad para nuestros seguidores”, agregó.

Por su parte, el cornista Bernardo Guggiana, jefe de fila de los cornos francés, quien también participa de esta interpretación, destaca que “hay un tremendo trabajo detrás de lo que las personas ven, juntar a 20 personas o más, que están grabando, que suene y se vea bien. Por otro lado, los músicos debemos conocer y aprender muy bien las obras, internalizar cómo está sonando, no es fácil, muchos factores que confluyen para lograr las piezas que mantienen a la audiencia cautiva”.

Melodías que buscan el equilibrio

El primer movimiento de la Serenata para ocho vientos, cuenta con la participación de dos oboes, dos clarinetes, dos fagotes y dos cornos. Escrita en cuatro movimientos: Allegro, Andante, Menuetto y Allegro.

“El período Clásico, aproximadamente 1750-1810, se caracteriza por la belleza y gracia de sus melodías, la simplicidad, balance y perfección de la forma. Busca el equilibrio entre lo expresivo y lo formal, además de una variedad tímbrica, tonal, rítmica y dinámica, lo que se traduce en unos contrastes melódicos, dejando atrás los ritmos mecánicos del barroco”, detalló Vladimir Jara, Jefe de Fila de los Clarinetes de la Sinfónica UdeC.

Cabe destacar que en este periodo, no era muy común crear obras para octetos. “En la época de Mozart la música para vientos se hacía para ser tocada al aire libre y en ocasiones muy particulares”, indica Bernardo Guggiana.

“Dice la historia que un instrumento que no le gustaba a Mozart, era la flauta, paradojalmente su obra más famosa se llama ‘La Flauta Mágica’, por lo que en este tipo de conciertos no la ocupa”, agrega mencionando que la Serenata es una obra muy especial muy demandante, técnicamente, que se encuentra en el repertorio de la mayoría de las orquesta, siendo una pieza completa y bien estructurada, “es siempre un desafío tocarla”, menciona.

Si bien, las Serenatas tienen un carácter festivo, incluso muy utilizado en la época como música de acompañamiento en eventos sociales, el primer movimiento Allegro, está en Do Menor, algo poco usual para este tipo de composiciones.

“Comienza al unísono con figuras largas, dando dramatismo y tensión, creando la sensación de estar en un lento que, luego de unos compases, da pie a la melodía sincopada por los oboes acompañados por el resto de la instrumentación, incluso se podría tratar a este instrumento como solista”, indica Jara. “Es un movimiento que se caracteriza por grandes contrastes en la utilización de los timbres de manera magistral, así como la unión entre el oboe y el corno y por los períodos de tensión y distensión”, menciona el músico.

Este Programa de Cámara, junto a todos los conciertos de la Temporada Online se encuentran disponibles en las plataformas digitales de Corcudec.

Leave a Reply

Your email address will not be published.