Miembro estable desde el 2014 y Jefe de Fila de los Contrabajos, Mario Melliz asumió el rol luego de participar en diferentes orquestas, tanto en Europa como en Chile. “Con el tiempo uno va adquiriendo una visión un poco más concreta de lo que significa ser Jefe de Fila”, dice mientras lo define como liderar un grupo humano, donde debe existir una comunicación concreta y adecuada.

“Al principio, y con la juventud, uno cree que debe demostrar la calidad de músico que es y establecer un criterio en base a lo que se considera correcto; pero con el tiempo te vas dando cuenta que trabajas con un capital humano, el cual tiene virtudes y defectos”, explicando que la labor pasa de lo práctico a un concepto más psicológico.

Por lo mismo, destaca que, para lograr un buen resultado en la fila, es importante establecer un grado de confianza entre los miembros, pues “no se trata de quien toca mejor”.

En cuanto a estos meses en cuarentena, Mario Melliz afirma que no es una situación extraña para los músicos. “Tenemos que pasar un tiempo estudiando, porque al igual que los deportistas de elite, debemos mantener nuestra musculatura y físico en constante práctica”, afirma.

En forma personal, dice que intenta mantener su training musical combinado con actividad física, además de tiempos de recreación mental. “El encierro afecta porque no tienes la oportunidad de compartir tus experiencias, pues un músico no es para sí mismo, sino que es para expresar ese quehacer, somos artesanos de los instrumentos”, menciona.

Redes Sociales

En la medida en que el comité técnico artístico nos expresa el perfil musical que debe seguir la orquesta, ellos están buscando nuevos enfoques gracias a los medios digitales, investigar y ver de qué forma podemos estar más presentes y visibles.

“Creo que la cuarentena nos obligó a adelantarnos en un concepto, que no teníamos tan desarrollado. Debemos estar más en las redes sociales y que se nos haga visibles”, indicó sobre el trabajo que realiza la OSUC durante este tiempo.

Por lo mismo, establece la importancia de los saludos musicales que han enviado algunos miembros de la Sinfónica UdeC. “El público va al teatro y ve a un conjunto tocar, pero la música va más allá de esa imagen general, hay personas que realizan ese trabajo y los saludos nos sirven para que la gente nos conozca”.

Esta modalidad va a permitir que, una vez que vuelvan al teatro, la audiencia va a contar con una cercanía visual, lo que lleva a un entendimiento musical mayor y que se abran al campo sonoro entregado por la Orquesta en cada concierto.

Finalizando, el músico destaca la importancia de recibir la retroalimentación de la gente, “cualquier crítica, ya sea buena o mala, es importante que conozcamos las caras del público y que esta nueva vida sea más empática”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.