El tenor penquista, radicado en Viena, Leonardo Navarro fue el nuevo invitado del programa radial, Féminas Sinfónicas. Si bien se encuentra a distancia, es considerado parte de la familia de la Orquesta Sinfónica UdeC, pues ha sido parte de diversas presentaciones como la ópera Madama Butterfly, en agosto 2019, en el papel de “Goro”.

Navarro comienza el programa relatando su experiencia con la pandemia y cómo empezó este proceso en Europa. “Viena es una ciudad muy turística, por lo que fue un shock muy impactante, tenía que prepararme para Sanzón y Dalila y quedó todo cancelado de un día para otro, muy repentino”, recuerda.

Explica que también se vio el miedo por el posible desabastecimiento, por lo que la población ser agolpó en los supermercados, además de tener que ir a todos los lugares con mascarilla. “A las semanas se tomó más control y la gente tomó conciencia, además se cerraron las fronteras y bajaron los contagios. Luego cuando todo se calmó, empezaron a abrir algunos lugares con restricciones”, detalla.

Una joven carrera

A los 17 años, Leonardo Navarro fue miembro del coro Enrique Molina. “Conocí el canto lírico en un taller de Regina Riquelme, mi mentora y una de mis grandes madres, y quedé impactado por lo que la voz podía producir”, expresa. “Fue amor a primer oído, escuché a los cantantes y me enamoré de la música clásica”, agrega.

La primera ópera que vio fue Elixir de Amor, en el Foro UdeC cuando aún era estudiante del liceo. Luego estudió canto en la Universidad de Chile, luego en coros de apoyo y decidió audicionar para roles en el Teatro Municipal de Santiago.

Sobre los tipos de música que prefiere, dice que “es muy de piel”, por lo que disfruta de todos los estilos, aunque se especialista en el verismo, según detalla en el programa de Féminas Sinfónicas.

Actualmente es el primer tenor penquista, contratado, en el ensamble estable de la Ópera de Viena. Durante esta experiencia se ha encontrado con grandes directores y cantantes que le hacen pensar que todo es un sueño.

En agosto debía venir a Chile a ser parte del Chile Opera Festival y otras presentaciones que tenía en agenda, pero con la pandemia sus planes cambiaron. “Esta situación nos dejó en el aire, lo bueno es que acá existe un buen seguro de cesantía que me permite vivir tranquilo un tiempo más, pero ahora hay que reajustar todo”, explica por el término de su contrato por la temporada y los planes que tiene para el futuro inmediato.

Sobre su salto internacional menciona que “admiro a mis colegas que hacen carrera en Chile, que son mejores que yo, pero también depende de lo que uno quiere y cómo te quieres proyectar, creo que los límites los pone uno”, determina.

Su historia, anécdotas y detalles sobre su vida y carrera en Viena están disponibles en el capítulo de Féminas Sinfónicas en el canal de youtube de Corcudec.

Leave a Reply

Your email address will not be published.