En una distendida conversación, el director Bernardo Govea compartió su historia y trayectoria profesional en una nueva  Sesión de Lunes Cinematográficos de Corcudec, junto a Julio Gaete, encargado de comunicaciones y programación de la Corporación.

Gracias a la alianza de colaboración entre Corcudec y la Universidad de Guanajuato fue posible realizar esta sesión con el destacado guionista y director de cine, quien, desde su hogar en esta ciudad mexicana, hizo un interesante análisis sobre la influencia y representación de esta localidad en la gran pantalla, basada en la riqueza cultural de la zona.

“Llevamos un mes de Lunes Cinematográficos online a través de entrevistas a  destacados directores locales, de los cuales hemos obtenido saldos positivos con una excelente aceptación por parte de la audiencia”, explicó Mario Cabrera, gerente Corcudec. “Gracias a esta alianza podemos conversar con este director mexicano que destaca por su habilidad para contar historias y con una importante carrera internacional”, agrega.

Estudiante de la Casa de la Cultura, fue alumno de Juan Clemente Gil, participó en talleres con Guillermo Arriaga, Jairo Buitrago, Francisco Hinojosa, entre otros. Además, ha sido destacado por sus cortometrajes como “Que sean verdad los cuentos”, “The butterfly” y “¿Y si gritamos poquito”.

“Guanajuato ha sido escenario o inspiración de más de 30 largometrajes, tanto locales como internacionales. Películas mundialmente conocidas como “Viva María” en la década de los ’60 y otras más recientes como la película infantil,   Coco, basada en sus escenografías e historias en esta locación”, destaca Julio Gaete.

“En nuestra visita del año pasado a Guanajuato, nos pudimos dar cuenta in situ de la riqueza cultural de este gran estado, en cada esquina se viven las expresiones artísticas, en sus teatros y arquitectura, y por supuesto en el diario vivir de los guanajuatenses”, agrega Gaete.

“Ya sea de la famosa época de oro del cine mexicano y ahora las producciones norteamericanas han venido a filmar o tomar la arquitectura de base, se ha establecido como un destino cinematográfico y el Estado ha abierto las puertas para que vengan producciones”, explicó Bernardo Govea.

En los festejos del 444 aniversario de León, fue reconocido como ganador en los Premios de Literatura León 2020 gracias a su cuento ‘La voz de la melancolía’, obteniendo el premio estatal de cuento corto. “Es lo que hago, en todos los formatos, contar cuentos por donde se pueda, lo que me ha llevado a usar el formato de cine y la escritura”, menciona el director destacando que enfoca su trabajo en el público infantil como una forma de potenciar la lectura.

“Me gusta escribir pensando desde la creación del personaje, aunque suene romántico, darle vida”, explica sobre su proceso creativo. “Si este funciona bien, cualquier circunstancia que pongas, funcionará”, agrega.

Esta faceta de cuenta cuentos se une a su labor como realizador audiovisual, gracias a la posibilidad de escribir guiones. “Un amigo estaba atorado con una historia y me pidió ayuda, así fue mi primer corto en Praga, lo que fue un impulso anímico fenomenal”, enfatizó. Luego, dio el paso para producir sus propios cortos.

Sin embargo, sus comienzos no fueron fáciles. Tras enviar un corto a diversos festivales, recibiendo respuestas negativas constantemente, recibe un pequeño reconocimiento en un festival en Budapest, lo que lo motivó a continuar con esta pasión.

Poco antes de finalizar el programa, Bernardo interpretó uno de sus cuentos para la audiencia de los Lunes Cinematográficos, mostrándolo su histrionismo con la obra “Los puercos de Nicolás Mangana”, del escritor mexicano, Jorge Ibargüengoitia.

El conversatorio estará disponible el lunes 7 de septiembre a las 18:00 por el canal de youtube de Corcudec, para dar paso a dos cortometrajes del director mexicano; “Que sean verdad los cuentos”,además de “¿Y si gritamos poquito”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.