Se trató del tercer concierto presencial tras el retorno al coliseo universitario, con obras sinfónicas de repertorio docto, chileno y universal, a través de la sección de percusiones, bajo y piano, más un grupo de bronces sinfónicos.

En esta ocasión, dos grupos de cámara interpretaron cuatro obras de compositores chilenos, entre ellas composiciones de Víctor Jara y Benjamín Oxley. El pianista invitado y autor de la pieza, Benjamín Oxley se refirió a su obra “Obseso”, con la que deleitó a la audiencia en este nuevo concierto presencial.

“Es una obra compuesta el 2017 para piano y se le integraron elementos modernos como el sintetizador y bajo eléctrico. El nombre es un arma de doble filo porque por un lado te lleva a profundizar y expandirte, y por otra rompe tu equilibrio. ‘Obseso’ muestra la obstinación que equilibra lo estridente con lo dulce pasando por distintos pasajes emocionales como en nuestro día a día”, comentó Oxley.

 El percusionista de la Sinfónica y arreglista, Gipson Reyes, habló de las composiciones seleccionadas para este importante concierto que despidió agosto y dio la bienvenida a la chilenidad con pertinencia musical por parte de la Orquesta UdeC.

“Quisimos hacer un rescate de la música chilena, que es un poco abrir las cortinas musicales a septiembre. Escogimos la suite cuquera de Guillermo Octavio Riffo, dos movimientos que son ‘Arrayán’ y ‘Tonada para un niño triste’. Riffo es un percusionista, director de orquesta, arreglista, muy completo y versátil, quien compuso esta obra que gira en torno al vibráfono, con una escritura musical muy chilena, con raíz folclórica, pero dando un arreglo jazzístico, y que hoy retocamos un poquitito más llevándolo a algo un poco más estilístico o fino por decirlo de alguna forma. Recomendable para partir septiembre”.

Además, el percusionista de la Orquesta, comentó sobre su pieza favorita de la noche, una canción del repertorio del destacado músico chileno, Víctor Jara. “Como segunda obra, incluí lo que para mí es una joya musical del repertorio de Víctor Jara, que quedó dentro de esas obras de bajo perfil pero es preciosa. Fue compuesta para un dúo de guitarras, y originalmente él tenía la idea de musicalizar una danza y teatro que estaba preparando y que quedó inconclusa por su fallecimiento. Quedé encantado, me cautivó y hace un tiempo que hice un arreglo para nuestro ensamble y me dejó muy contento, es un arreglo con harto respeto. Creo personalmente que es la mejor pieza del concierto de este viernes, una verdadera joya”, manifestó Gipson Reyes.

Para el segundo bloque, los bronces y percusión de la Sinfónica UdeC con  trompetas, corno, trombón, tuba y percusión, presentaron una suite de música de películas y un vals de Shostakovich, todo al compás de un sexteto integrado por Miguel Galdames y Nelson Herrera en trompeta, Javier Aguilar en corno, Eduardo Espinoza en trombón, René Ulloa en la imponente tuba y Gipson Reyes a cargo de las percusiones.

“Seguimos encantados cada viernes con las maravillosas interpretaciones que la Orquesta Sinfónica nos entrega. Esta noche de viernes ofrecemos un nuevo concierto presencial a la audiencia, cada vez con mejores condiciones y aforo, lo que nos pone tremendamente contentos por nuestros músicos y por supuesto por los asistentes, quienes podrán disfrutar de un variado y gran show musical en esta Temporada Sinfónica 2021”, agregó Mario Cabrera, Gerente de Corcudec.

El trompetista de la Sinfónica UdeC, Miguel Galdames, comenta,  “La Flexibilidad de este repertorio, permite interpretar música de diversos géneros; como música renacentista, barroca, clásica, extractos de óperas, jazz y también música de películas. Los Bronces Sinfónicos, realizan un gran trabajo de formación musical tanto individual como de grupo, para conseguir la calidad y capacidad necesaria para poder ofrecer un repertorio y una puesta en escena que aporte nuevas sensaciones y experiencias a los diferentes tipos de auditorios en los cuales se ha presentado”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.