La folclorista, cantautora, payadora, y poeta, nacional, Fabiola González, “La Chinganera”, se ha destacado en los últimos años representando la décima y la música de raíz chilena en diversos países de habla hispana, por medio de conciertos, charlas y clases magistrales. La décima ha sido el hilo conductor de su trabajo desde la investigación a la creación reflejado en su libro editado en 2019.
Tras mudarse al sector rural de Concepción junto a su familia, Fabiola González, conoció una nueva realidad. “Las casas eran de adobe y las cantoras se presentaban en las trillas, todo ese mundo me conmovió, me sentí constantemente emocionada”, relata la Chinganera sobre sus comienzos en el capítulo de Féminas Sinfónicas.
En la Enseñanza Media volvió a la ciudad con una necesidad de contar de este Chile y las personas que vivían de la agricultura, con diálogos basados en un lenguaje antiguo, “mi papá trabajaba al trueque”, ejemplifica.
Al ingresar a la universidad a estudiar Música, pudo hablar de este mundo, siendo sus primeros ramos el folclor, “me sentí, por fin, en un lugar donde había una comprensión de lo que quería decir”, recuerda.
Bajo esta línea, destacó la importancia de exponentes como Patricia Chavarría, que han abierto el camino al folclor campesino, el cual está siendo descubierto por las nuevas generaciones. “He presenciado cuando un joven escucha la guitarra campesina y se transporta, hay una conexión familiar que no es más que una cadena identitaria”, detalla sobre la sonoridad y vivencias.
El trabajo de la Chinganera se ha desarrollado a través de las décimas, estrofa en poesía oriundo de España con Vicente Espinel en los 1500. “Esta estrofa se traspasa a América, con diversos entes como artistas, y en cada país se hizo propia, en Chile quedó en canto a lo poeta, canto a lo humano, entre ellos, la paya, melodías sin compás y que se toca con guitarrón chileno”, explica. “Hoy hay muchos cantautores, incluso de otros estilos como rock, que usan las décimas”, agrega.
Nuevo folclor chileno
Un movimiento de mujeres cantautoras comenzaron a fusionar la cultura campesina con la urbana, estableciendo el nuevo folclor chileno. “Yo canto con mi guitarra traspuesta una canción sobre los femicidios en Chile, una combinación de lo campesino con el escenario”, dice Fabiola González sobre esta propuesta que ha avanzado en la comunidad.
Sobre su sueño y proyecciones detalla que “los sicólogos dicen que las personas están tristes porque no saben quiénes son, a mi me pasa lo mismo con la identidad folclórica, sueño con que las personas encuentren su identidad relacionada al territorio, son más felices”.
“Además el arte es un tremendo instrumento contra un gobierno que quiere dominar a su gente, el artista es un arma”, finaliza con esta reflexión sobre la pérdida de ramos culturales en los colegios como historia y música.
Su mirada sobre el folclor, la identidad y la búsqueda de estas respuestas en el nuevo capítulo de Féminas Sinfónicas, junto a Fabiola González, La Chinganera.

Leave a Reply

Your email address will not be published.