Equilibrio y brillantez en el último sinfónico

En el último programa de la temporada de la Orquesta Sinfónica UdeC no hubo un gran concierto con solista ni una gran sinfonía, sino cuatro obras de extensión relativamente breve, dispuestas en perfecto equilibro, como los cuatro movimientos de una sinfonía clásica.

La velada, liderada por el Director Principal Asociado, maestro Francisco Rettig, se inició con “La canción del destino” de Brahms. Sus contrastantes escenas —celestial y terrenal—  contaban con un texto de Hölderlin, a cargo del Coro UdeC, preparado con esmero por Carlos Traverso. Tras este drama tan profundo y concentrado de unos pocos minutos de duración, vino la transparencia y elegancia del preludio y las danzas de “Le tombeau de Couperin”, homenaje de Ravel al maestro del barroco francés y a las víctimas de la Primera Guerra Mundial.

La segunda parte del programa trajo obras para gran orquesta, que recibieron interpretaciones absolutamente brillantes. En primer lugar, una pieza de Juan Casanova Vicuña, músico insuficientemente conocido hoy, pero que hace un siglo se alzaba como el primer director de orquesta chileno destacado internacionalmente. Su obra más conocida, “El huaso y el indio”, es una partitura atractiva y entretenida con elementos de cueca o tonada e imitaciones de la trutruca, lo cual entró en curiosa resonancia con la bandera mapuche que estuvo desplegada como telón de fondo durante todo el concierto en señal de preocupación y solidaridad ante los recientes acontecimientos por todos conocidos.

“Los pinos de Roma” de Respighi dieron la oportunidad para lucir todo el potencial de la orquesta en cuanto a brillantez técnica y calidad de sonido. Los primeros tres movimientos fueron una alucinante fiesta de colores instrumentales, mientras que, en la marcha final del ejército romano por la Via Appia, el director optó por desatar tempranamente el poderío de bronces y percusión, favoreciendo un impacto acústico que fue acogido con aplausos igualmente poderosos. El público expresó así su satisfacción ante este caleidoscópico programa lleno de alusiones a la música e historia de tan diversas culturas.