29 de agosto de 2016.

Una alta asistencia tuvo el Sexto Concierto Sinfónico, dedicado enteramente a compositores americanos. Guiada por el maestro israelí Doron Salomon, la Sinfónica UdeC derrochó energía y precisión rítmica en un extenso y exigente programa repleto de alusiones a las danzas de nuestro continente. La velada se inició con los malambos de la “Obertura para el Fausto Criollo” de Alberto Ginastera y culminó con el jolgorio próximo a la samba del “Choros n° 10” de Villa-Lobos, no sin antes pasar por la “square dance” norteamericana del ballet “Rodeo” de Copland, y los ritmos mexicanos de “Máscaras” (concierto para arpa y orquesta) de Arturo Márquez.

Las exigencias técnicas no fueron menores en el estreno mundial de “Abalorios II”, especialmente en su agitada sección final. Esta pieza, compuesta por la rancagüina Rocío Reyes, fue una de las obras seleccionadas en la V Convocatoria para el Estreno de Obras de Compositores Chilenos de la Sinfónica UdeC, con el apoyo de la SCD.

De gran calidad fueron las actuaciones del Coro Universidad de Concepción en la obra de Villa-Lobos, y de la arpista de la Sinfónica UdeC, Patricia Reyes, en el estreno local de “Máscaras”, una partitura extraordinariamente atractiva, con una orquestación muy rica y colorida pero inteligentemente diseñada para no cubrir al instrumento solista. Se había planeado que este concierto para arpa fuera interpretado por Manuel Jiménez, lo cual se frustró por su repentino fallecimiento, acaecido en abril pasado. Por ello, el estreno penquista de “Máscaras” fue dedicado a la memoria de este reconocido intérprete chileno.