Con la presencia de alrededor de 12 mil personas se realizó la emocionante puesta en escena, Carmina Burana. El montaje de música y danza cautivó a los penquistas que llegaron hasta el campus de la Universidad de Concepción, para disfrutar de esta propuesta gratuita y al aire libre.

Los músicos de la Orquesta Sinfónica, Coro y Ballet UdeC, junto a los bailarines principales Lucas Moya, Diego Rivas y los cantantes Patricia Cifuentes (soprano), Maximiliano Rivas (tenor) y Ramiro Maturana (barítono), dieron vida a la obra de Carl Orff. La propuesta visual incluyó pantallas gigantes a través de las cuales los asistentes pudieron apreciar la puesta en escena y la traducción de la obra al español, desde distintos puntos de la casa de estudios.

El montaje mostró temas como el poder, el engaño, la lujuria, la primavera, entre otros, a través de la interpretación musical y de danza. Esto bajo la dirección coreográfica de Patricio Gutiérrez quien quiso llevar a escena una propuesta que buscaba reflejar a la sociedad contemporánea, con sus vicios y dualidades, representada a través de la constante disputa entre el bien y el mal.

En tanto, la dirección de la Orquesta Sinfónica UdeC estuvo a cargo del maestro argentino Darío Domínguez, mientras que Carlos Traverso dirigió al Coro universitario. El diseño de escenografía y vestuario fue realizado por Germán Droghetti y se destacó como uno de los elementos llamativos de la presentación que incluyó constantes cambios en la vestimenta.

La propuesta se desarrolló gracias al trabajo conjunto de la Universidad de Concepción, a través de su Corporación Cultural, junto a TVU y Empresas Sono.