28 de noviembre de 2016.

Un auténtico broche de oro tuvo la Temporada Sinfónica 2016 de la Corporación Cultural Universidad de Concepción. A teatro lleno, el Coro y la Sinfónica UdeC brillaron junto a destacados cantantes nacionales y dos invitados internacionales de altísimo nivel.

La estadía del gran trompetista francés Éric Aubier en Concepción fue todo un acontecimiento que incluyó un Encuentro y Concurso Nacional de Trompeta y culminó con su actuación solista junto a la Sinfónica UdeC en los conciertos de Tartini y Haydn. Aubier, quien fue maestro de Nelson Herrera –primer trompeta de la Sinfónica UdeC–, se dirigió con mucha simpatía al público para decir algunas palabras acerca de las obras y presentar sus instrumentos: una trompeta “piccolo” para la aguda tesitura de Tartini (un concierto originalmente escrito para violín) y una trompeta en do para Haydn. En ambas trompetas, Aubier demostró su extraordinario virtuosismo, manteniendo siempre una sonoridad sorprendentemente cálida y sedosa. Magnífico complemento fue la transparente textura que el director holandés Jan Schultsz creó con la orquesta, testimonio de su experiencia con ensambles barrocos europeos.

La segunda parte del generoso programa consistía en el gigantesco oratorio “Stabat Mater” de Dvorák. El maestro Schultsz imprimió a los 12 movimientos unos “tempi” inusualmente rápidos; pero lo que se perdió en solemnidad litúrgica se ganó en urgencia dramática, gracias a la preocupación constante del director por la articulación y el fraseo. Preparado por su director Carlos Traverso, el Coro UdeC lució muy disciplinado en una de sus mejores actuaciones de los últimos años, mientras que los solistas nacionales Andrea Aguilar, Marisol Hernández, Gonzalo Tomckowiack y David Gáez aportaron su reconocida calidad.

Este concierto fue un gran cierre de temporada y así lo reconoció el público con prolongadas ovaciones.